No a la impunidad.   Asesinato Sergio Rojas Ortiz


Con motivo del asesinato del Defensor de los Derechos Humanos, Líder Indígena Bribrí, Coordinador-Fundador del Frente Nacional de Pueblos Indígenas (FRENAPI), Sergio Rojas Ortiz,  miembro del Consejo/Ditsö Iriria Ajkonúk Wakpa (CDIAW / Defensores (as) de la Madre Tierra) y cuyo asesinato  se acerca a los 90 días, manifestamos lo siguiente:

  • Que se ha mantenido un gran hermetismo en torno a la información sobre la visita de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

 

  • Que la resolución 16/15 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), estableció las Medidas Cautelares 321-12, en las cuales se indica que, se debía proteger al Líder Indígena Sergio Rojas Ortiz, lo que claramente no se realizó por parte de este Gobierno ni los anteriores, quienes no han sido diligentes con lo establecido por la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Hoy día existe   una gran cantidad de indígenas amenazados por los usurpadores.

 

  • Se considera importante que se tome en consideración los criterios del FRENAPI (Frente Nacional de Pueblos Indígenas) y ODAHIN (Observatorio de Derechos Humanos y Autonomía Indígena), que son instancias que poseen información de primera mano sobre la situación indígena costarricense.

 

  • Que es necesario que el Gobierno brinde información veraz y actualizada sobre las acciones realizadas para el cumplimiento de las medidas cautelares, el acatamiento de las ordenes judiciales de desalojo dictadas para el territorio indígena (expedientes: 2954-14, 2956-14, 2957-14, 3144-14, 3145-14, 3146-14, 0605-13); así como las acciones de la Fuerza Pública y otras instituciones gubernamentales, ya que en diversas ocasiones su actuación a sido contraproducente y violatoria de lo Derechos Humanos y la Autonomía Indígena.


Cabe subrayar que el desconocimiento, omisión y olvido de estas Órdenes de Desalojos Administrativas dictadas por los jueces, se traducen en:

  1. Un claro Desacato penado por Ley, que rompe con el ordenamiento jurídico del país.
  2. La presencia de No Indígenas en los territorios que ya han sido establecidos como Territorios Indígenas por los Jueces de la República con decretos y leyes, producen conflictos que llegan a ser violentos.
  3. Dicha situación genera ansiedad, intranquilidad, perturbación de la paz y de la sana convivencia en el Territorio Indígena.
  4. Las cadenas de violencia que acaecen sobre los Indígenas desde hace 500 años, deben ser cortadas y no se debe permitir que más eslabones se sigan forjando, en las tierras que siempre fueron Territorios Indígenas.

 

¡Sergio Vive, La Lucha Sigue!

 

 

 

Copyright © 2019 Facultad de Ciencias Sociales. Todos los derechos reservados.
Joomla! es software libre, liberado bajo la GNU General Public License.